10 consejos para compartir piso en Burgos

25 Oct 10 consejos para compartir piso en Burgos

iso compartido por más de dos personas

Compartir piso es una opción interesante para aquellas personas que están buscando una vivienda de manera individual. En Europa, es una forma de vida bastante común, aunque en España no tiene el mismo éxito debido al concepto más íntimo que tenemos de nuestro hogar. Lo más habitual es encontrarlo para estudiantes que van a estudiar a otra ciudad distinta a la de su origen.

Pero, en los últimos años con la llegada de la crisis, compartir piso se ha convertido en una alternativa apoyada por muchas personas para poder vivir en una casa de manera más barata. Este modo de vida, es esencial para minimizar los costes que supone el alquiler de un piso completo.

En Burgos, las zonas más comunes para comprar piso son el sector de la universidad-barrio de fuentecillas, donde predominan de forma exponencial los pisos compartidos de estudiantes, y la zona que rodea el centro histórico de la ciudad. Esta última, también frecuentado por estudiantes que quieren alquilar un piso y por otro tipo de personas que comparten casa. La comodidad que ofrece esta zona en cuanto a la disposición del comercio y el centro de la vida de la ciudad, es la clave principal de elegirla para compartir piso.

Las 10 claves para compartir piso en Burgos

Antes de decidirte a compartir un piso, tienes que tener muy claro que vas a poder convivir con el resto de personas. Hay gente con modos de vida y costumbres muy diferentes en la que la convivencia entre ellos es imposible. Por eso lo principal es buscar tu compañero de piso ideal. Una vez encontrado, es recomendable tener en cuenta estas claves para que vuestra relación de coexistencia sea la mejor posible.

1- Relaciónate con tus compañeros

No trates de aislarte del resto de personas que viven en la casa. Para una buena convivencia entre todos, lo más importante es la comunicación. Cread normas que ayuden a la mejor gestión del piso, teniendo en cuenta las características personales de cada uno.

2- La habitación de los otros es impenetrable

Prohibido entrar en la habitación del compañeroSi hay un lugar sagrado de la casa donde no puedes entrar, ese es la habitación de los otros inquilinos. A no ser que cuentes con su permiso, no accedas al santuario de tus compañeros, ni mucho menos cojas sus cosas si no te lo han autorizado. Es su espacio personal e íntimo, y a ti seguro que no te gustaría que ellos hicieran lo mismo.

3- Cread vuestros propios espacios

Tener intimidad en un piso compartido es esencial para la comodidad de todos los inquilinos. Por eso, además de en vuestra habitación, cread espacios personales por el resto de la casa. Si compartís baño, adecuar los cajones para cada uno, tened propia vuestra zona para dejar el jabón,… etc.

Lo mismo ocurre en la cocina: lo mejor para que no haya problemas es que cada compañero tenga sus propios utensilios para comer y su propia comida. Además, reservad un hueco en la nevera y en los cajones para guardar los alimentos e instrumentos de cocina.

4- Organizaros para las tareas

Para compartir piso, en el caso de las tareas comunes, como la limpieza, es importante que las organicéis bien. Una buena forma de hacerlo, es comprar una pizarrita y hacer un horario semanal de lo que le toca hacer a cada uno cada día de la semana.

Dividiros las tareas de la mejor forma posible, no hace falta que todos hagáis de todo. Por ejemplo, si tu compañero odia pasar el aspirador y a ti no te importa, cámbiale la tarea por algo que te cueste más a ti, como limpiar el inodoro.

5- Respeta los horarios de tus compañeros

Además de organizaros las tareas, también es fundamental que os organicéis los horarios de cada uno. Por eso, ten en cuenta la jornada diaria de tus compañeros para no molestarles cuando estén descansando o durmiendo. Igualmente, si coincidís en casa en vuestro tiempo libre, dividiros el uso de las zonas comunes para que las podáis disfrutar todos.

6- Avisa de las visitas y fiestas

Cada vez que vayas a traer a alguien a casa, avisa al resto de inquilinos para que no se lleven una sorpresa al ver gente nueva. Si además vas a utilizar con ellos las zonas comunes, o se van a quedar a dormir, con más razón.

En un piso compartido, la mascota de un compañero es su preocupaciín

7- Los animales son cosa del dueño

Cuando alguno de los compañeros tiene un animal, dejad claro que el dueño es el que se tiene que encargar de él. Si algo lo mancha, su dueño lo limpia, al igual que también debe atender sus necesidades.

8- Acordad cómo minimiza gastos

Para que no hagáis un uso descontrolado de la calefacción, del agua o de la electricidad, poneros de acuerdo sobre cómo economizarlos. Por ejemplo, si tienes calefacción individual en casa, convenid cuál es el mejor momento para ponerla o agrupad la ropa sucia para lavarla a la vez.

9- Controla la seguridad de la casa

Evita tener descuidos en un piso compartidoCada vez que estés solo en el piso y vayas a abandonar la casa, asegúrate de haber cerrado los grifos, de que hayas apagado la vitrocerámica o de no dejar encendida la luz. Evitarás darte un buen susto cuando vuelvas.

10- No dejes cosas de valor a la vista

Evita dejar dinero o joyas a la vista de tus compañeros. No se trata de desconfiar de ellos, si no de no tener que darles motivos para ello. Además, por mucho que los conozcas, a los que desconoces son a sus visitantes. Por ello, cualquier cosa de valor, cuánto más escondida mejor.

No hay comentarios

Escribe un comentario